lunes, 30 de agosto de 2010

MARCO TEORICO

libros

CAPITULO I

LA PIEL

La piel es el órgano  más superficial del ser humano que cubre una extensión de un metro cuadrado.

 

Estructura anatómica

La piel esta formada por tres capas: una superficial o epidermis, formada por tejido epitelial estratificado, y las otras dos, mas profundas: la dermis y la hipodermis. Los anejos de la piel son el conjunto constituido en numero de muchos millones de glándulas sudoríparas y sebáceas, los pelos y las uñas. La epidermis no posee red vascular propia sino que depende de las otras capas que la nutren, teniendo una abundante irrigación sanguínea. Por oteo lado el factor común que hace de l a piel el órgano sensorial mas grande del cuerpo son las terminaciones nerviosas presentes en las tres capas.

La epidermis tiene un espesor entre 1/4 y 1/8 de milímetro. Mediante una serie de prolongaciones cónicas la piel se ubica sobre la dermis. La anatomía y funcionalidad de la epidermis gira entorno a una célula, el queratinocito, que adopta diversas formas, por lo que se distinguen varios estratos. En la capa basal o germinativa, de una línea de células cilíndricas unidas a la membrana que separa la epidermis de la dermis encontramos la reproducción continua de queratinocitos, de tal manera que las células hijas, que normalmente ya no se dividen mas, son empujadas, constituyendo las zonas mas superficiales. Primero ocupan el estrato espinoso, llamado así por los filamentos en forma de puente que unen las células. En seguida encontramos el estrato granuloso, en el que esta establecido el proceso de queratinización. Las células se aplanan y pierden vitalidad, aunque poseyendo mas fuerza y resistencia cuando se cargan de una sustancia proteica, la queratina. Por ultimo, en el estrato corneo las células han perdido toda conexión entre si, siendo planas  y desprovistas de núcleo, es decir, carecen de vida. Sin embargo el proceso de queratinización se ha completado: el cuerpo dispone de una barrera protectora contra agresiones ambientales, tanto físicas como químicas y biológicas (bacterias). Pero como toda luche se produce un desgaste; de ahí la descamación de las células superficiales y la renovación de la epidermis.

La dermis es una especie de fieltro constituido por fibras entrecruzadas, formaciones conjuntivas elásticas, músculos, vasos linfáticos y sanguíneos y numerosos nervios. Su grosor es de 1,5 a 3 mm, mucho más pequeño en los niños. Su mayor desarrollo ocurre en la espalda, nalgas y plantas de los pies. Especialmente en la raza negra adquiriendo mayor importancia, aun en la piel de los marineros y agricultores muy expuestos al sol.

La hipodermis es un tejido conjuntivo laxo surcado de fibras elásticas onduladas, pero perpendiculares en la disposición de la piel que tienen como principio la sujeción. Entre sus amplios contenidos encontramos depósitos grasos; en general la hipodermis se comporta de almohadilla y según, su grado de unió con el periostio de los huesos y los tendones musculares, permite el mayor o menor deslizamiento de la piel.

  La musculatura de la piel tiene fibras lisas y en su mayor parte forma los llamados músculos erectores del vello. No solo pos su estimulación se levantan o erizan los pelos, sino que también se vacían los vasos sanguíneos causando en la piel un color pálido, lo que se conoce popularmente como “la carne de gallina”.

El color de la piel

La coloración del tegumento externo se debe a la causa existencial de muy diversos pigmentos. Como la irrigación sanguínea presente en la piel es tan abundante se suele considerar que el color de la piel sea prestado, por la hemoglobina sanguínea, apareciendo mas oscura en lugares de alta concentración en donde predominan las venas, cuya sangre es menos clara. Los cambios bruscos de coloración, como el enrojecimiento o la palidez, se deben a la dilatación de las arterias dérmicas. Cuando aumenta por razones patológicas, la concentración de hemoglobina reducida n la sangre (generalmente representa falta de oxigenación en los pulmones) aparece un color azulado que se denomina cianosis.

Una piel amarillenta puede presentarse por un exceso en la ingestión de pigmentos (por ejemplo, los carotenos de las zanahorias) o al depósito del pigmento de la bilis, la bilirrubina, que determina la llamada ictericia, manifestación en ciertas enfermedades del hígado o de la sangre. Otras pigmentaciones amarillas y localizadas, como en el parpado inferior, son consecuencia por los depósitos de grasa, denominándose a este estado xantomatosis.

Pero, con mucha mas influencia, la coloración de la piel se debe  a la presencia de un pigmento, la melanina-de melanos, negro-, producido por las células, melanocitos, que se depositan en forma de gránulos en las células basales de la epidermis. Las zonas mas evidentes de la mayor concentración melanica son las axilas, parpados, pezones y areolas de las mamas, ombligo, genitales y de una forma artificial, todas las zonas expuestas al sol. La melanina se forma a partir de un aminoácido, la tirosina, siendo la luz solar su estimulo.

En la raza negra existe melanina, tanto en la capa basal como en la cornea; es cuantitativamente mayor su presencia en los depósitos melanicos que la piel de un blanco. La razón fisiológica, se establece para ofrecer mayo protección, contra irradiación solar en los climas tropicales, es trasmitida hereditariamente.

 

CAPITULO II

ENFERMEDADES DE LA PIEL

Quemaduras

 Entre las alteraciones mas frecuentes encontramos las producidas por medios físicos por la acción del calor o del frio. Entre ellas cabe incluir las producidas por la electricidad, al ser la piel un mal conductor eléctrico, el paso e la corriente eleva la temperatura, hasta tal punto que puede quemarla.

El contacto de la piel con sustancias solidas, liquidas y gaseosas excesivamente calientes, pueden causar alteraciones especificas o quemaduras, clasificadas entres grados. En las de primer grado sobreviene un enrojecimiento (eritema), después de la agresión térmica, se extiende en la zona de contacto, con calor local y dolor vivo. Al cabo de uno a tres días desaparecen dichos síntomas, acompañados de una descamación y un tono pasajero de bronceado.

En las quemaduras de segundo grado también es evidente la aparición de un enrojecimiento, con piel ardorosa, que al cabo de poco tiempo se desprende la capa epidérmica de la dérmica, continuada por una aparición de vesículas o ampollas , llenas de un liquido seroso gelatinoso de color amarillento. Si el techo de estas ampollas se rompen espontáneamente o por punción causal, queda al descubierto una zona intensamente inflamada y húmeda, de color rojo, sumamente dolorosa, que indica que la capa del dermis también ha sido afectada. Si no se rompe ninguna ampolla, esta se seca, formando una costra que se descama en un periodo de tiempo de tres a seis días, sin dejar huella, únicamente un bronceado temporal. Solo se complica el proceso de curación, si se añade una infección purulenta.

Las quemaduras de tercer grado ya representan in intenso sufrimiento de la epidermis y dermis, con amplias zonas muertas (necrosadas). Por ello, junto al enrojecimiento y las ampollas (habitualmente en los bordes) existe una mayor o menor zona lesionada en profundidad, que adquiere una coloración negruzca (necrosis tisular) y que se  desprende en forma de amplias costras. El dolor es quizá menor que en las quemaduras de segundo grado, por la perdida de las terminaciones nerviosa. La cicatrización en estas lesiones es tardía, pues siempre se hallan infectadas, con supuración y exudación. Al curar dejan huella, con una cicatriz que deforma la zona afectada.

En las quemaduras de segundo y tercer grado suelen aparecer síntomas generales, variable a la intensidad y expansión de la zona afectada. Si la extensión de daño es superior a un tercio de la superficie total cutánea, los síntomas son muy graves. Aquellos que tienen más de la mitad de la superficie cutánea quemada, la regla natural es un desenlace fatal. Por ello es menester que el medico realice un calculo de la piel quemada. Los síntomas de mal pronostico son: caída de la tensión arterial, con pulso que se enlentece, junto a temperaturas elevadas; aparición de vómitos, disminución de la eliminación urinaria, y sobre todo presencia de convulsiones. La muerte se produce por intoxicación, ya que las partes quemadas producen proteínas nocivas, originando la fiebre y sobrecargando la circulación.

Quemadura de sol

La luz solar comprende radiaciones electromagnéticas cuya longitud de onda varia entre las 290 y 1850 micras (1 micra = 1 milésima de milímetro). La piel puede ser quemada, con una longitud de onda entre 290 y 320 micras, por la luz ultravioleta (no visible).

Pueden establecerse barreras como los cristales ordinarios, el humo y en general, el aire contaminado de las ciudades bastan para absorber o filtrar estas radiaciones, en cambio las nubes no son suficientes. La proximidad de nieve, arena o agua (playa) aumenta considerablemente la exposición a la luz ultravioleta, pues a esta se suma la radiación reflejada.

Únicamente la raza negra al tener una muy alta pigmentación, tiene a la vez una protección especial contra la radiación. Este filtro natural no se encuentra en otras personas por muy “tostadas”. En la aparición de las quemaduras  de sol existe una susceptibilidad que varia de acuerdo a cada persona. Los rubios y los pelirrojos toleran el sol, meno que los morenos, pero incluso las personas de piel blanca pueden habituarse, aunque en principio reaccionen mas o menos violentamente, según la intensidad de radiación del lugar. Se sabe que la habituación a la luz solar y el bronceado de la piel son paralelos, pero ninguno es dependiente del otro. Por ello, incluso si un rubio sin estar “tostado” puede tolerar la luz del sol si poco a poco se acostumbra a ella.  

Síntomas. Las quemaduras por luz ultravioleta natural (sol) o artificial (lámparas de cuarzo) se deben siempre a una sobreexposición. Por lo general los síntomas pueden aparecer en una hora, aunque suelen tardar mas. Al principio se manifiesta un eritema solar; un enrojecimiento de la parte expuesta, con picazón y quemazón. El dolor intenso y la aparición de ampollas con hinchazón en la piel suelen aparecer en los casos mas graves. Cuando la superficie corporal expuesta es muy grande, estas quemaduras pueden provocar síntomas generales, como dolor de cabeza, diarrea, fiebre con escalofríos, fatiga e incluso insuficiencia circulatoria.

Una vez que termina los síntomas más agudos, en un periodo de tiempo de 3-5 días ocurre el desprendimiento de la epidermis, acompañado de un picor que dura varios días. La piel afectada se engruesa y en la parte mas profunda de la epidermis, depositándose así melanina, pigmento que origina el bronceado. En las personas blancas los depósitos de  melanina no suelen ser homogéneos, lo que da origen a manchas, pecas, entre otros. En la piel de los albinos o en ciertas zonas desprovistas de pigmento por alteración congénita o adquirida no hay bronceado, pero el engrosamiento de la piel sirve como protección.

 

 

CAPITULO III

LA CONTAMINACION DEL AIRE

Muchos procesos industriales envían a la atmosfera gases contaminantes perjudiciales para los seres vivos.

Son cinco los contaminantes relevantes del aire.

  • El monóxido de carbono (CO2). Este compuesto se forma en la combustión incompleta (escasez de oxigeno) del carbono, gasolina o gases de las cocinas domesticasen mal estado, por ejemplo. Su inspiración impide la llegada de oxigeno a las células. Es mortal en pequeñas dosis.
  • El dióxido de azufre (SO2). Se produce en la combustión de carbones y derivados del petróleo. Además de dar lugar a la lluvia, puede ser inhalado y ataca a los pulmones.
  • Los óxidos de nitrógeno, de formula diversa. Dicho compuesto se comportan de modo similar al dióxido de azufre.
  • Los hidrocarburos. Salen a la atmosfera como resultado de la evaporación de las gasolinas u otros derivados del petróleo. En la actualidad no parecen presentar amenaza alguna.
  • Las macropartículas. De origen muy diverso. Están suspendidas en el aire y confieren a este un aspecto nebuloso y gris. Al ser inspiradas, afectan la función respiratoria, ya que se depositan en los alveolos pulmonares.

La destrucción de la capa de ozono

El ozono es un gas formado por la unión de tres átomos de oxigeno (O3). Se utiliza para desodorizar el aire y potabilizar el agua. Se encuentra en la estratosfera formando una pequeña capa, ubicada a unos 30 km de altura, que recibe el nombre de ozonosfera.

La ozonosfera es tan importante para la vida en nuestro planeta, porque el ozono detiene algunos de los peligrosos rayos ultravioleta, provenientes del sol. Estos rayos pueden producir cáncer de piel, mutaciones genéticas y otros perjuicios a los seres vivos si estas radiaciones llegan en abundancia a la superficie terrestre.

En 1986, científicos mientras realizaban unas investigaciones en la Antártida,, se descubrió que el grosor de la capa de ozono había disminuido sensiblemente, sobre todo encima de las regiones polares. Hoy día se sabe que sobre la Antártida ha disminuido hasta un 40%, lo que se conoce como “el agujero de la capa de ozono”.

Las causas son diversas, pero siempre tienen con mayor impacto, las actividades humanas.  Se destacan dos factores: los óxidos de nitrógeno; procedentes de la combustión de los aviones. Y la emisión de compuestos clorofluorocarbonados (CFC); que se utilizan como propulsores de los aerosoles. La comunidad internacional esta tomando medidas para resolverlo, pero probablemente se tardara mas de un siglo en volver a los niveles de ozono que había en 1986, lo que afirma que puede haber una recuperación ecológica.

Las reacciones que describen la destrucción de la capa de ozono son:

Cl+ O3 →Cl + O2

O3(luz) O + O2

ClO + O → Cl + O2

Tan solo una molécula de cloro es capaz de destruir miles de moléculas de ozono.

 


Publicado por steel.ian @ 18:48
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios